Carta a nuestra futura gestante:

No sabemos cómo empezar esta carta, dirigiéndonos a una persona que aún no conocemos, pero que se convertirá, en parte muy importante de nuestra vida, y que nos dará lo que más queremos en nuestra vida, un hijo.
Somos Sonia y Víctor, un matrimonio, un poco atípico, ya que nos llevamos algunos años de diferencia, pero siempre me dicen que el mayor lo parezco yo. Nos conocemos ya hace diez años, y lo nuestro fue amor a primera vista. Nos costó mucho, adaptarnos, ya que veníamos de mundos distintos, y cada uno tenía su historia.
Sonia ya tenía hijos de su anterior matrimonio, y cuesta adaptarte a nuevas situaciones, sobre todo cuando eres más joven. Hace tres años, decidimos dar el salto y nos casemos. Desde luego, puedo decir, que creo que fue uno de los mejores días de nuestra vida, y esperamos que otro, sea el día, que nazca nuestro bebé.
Hemos intentado, tener hijos por otros métodos, pero siempre con final fallido, y quieras o no, te afecta bastante psicológicamente. Pero siempre hemos levantado la cabeza, y hemos mirado hacia adelante.
Después de todo, lo que hemos luchado y he intentado, hay días que te levantas de la cama, y piensas, mi hijo/a ya tendría dos años, ahora estaría preparándole el desayuno, o metiendo los libros en la cartera, y hay noches que, te parece oír su llanto, pero te despiertas y cruzas la habitación, y ves que no hay nada solo el vacío, y te entra por el estómago esa mariposa de lo que podía haber sido y no fue.
A veces, salimos a pasear y nos detenemos delante de casas de cunas, y ropa de niño, y nos quedamos mirando sin decir nada, ya que con nuestros ojos, nos lo decimos todo, pero cada uno, pensando en el frio interior que tenemos, al no poder conseguir lo que deseamos.
Es por ello, que no sabemos qué decir, a la persona que quiere ayudarnos, a cumplir nuestro sueño, solo que como muchos otras parejas, queremos ser una familia al completo, que a los dos nos hace falta completarnos como persona y como pareja, y poder dar todo nuestro amor a un hijo, y solo la persona que nos quiere ayudar puede comprender todo que sentimos en este momento.
Solo podemos prometerte, que si nos ayudas, daremos y haremos todo lo imposible, para cuidarlo, educarlo y quererlo como se merece, ya que cuando quieres algo con tanta fuerza, que se te desgarra el alma al no conseguirlo, cuando alguien te ayuda y lo consigues, estás en deuda eterna con esta persona, y sobran las palabras, ya que con una simple mirada, puedes ver el corazón de las personas que están en deuda contigo.
Por ello no sabemos cómo decirte en palabras, lo que nos gustaría que nos ayudaras a que cuando nosotros, Sonia y Víctor, nos miremos, veamos el reflejo de nuestras almas felices y oigamos a lo lejos la risa de un bebe, y que esas mañanas cuando nos despertemos, tengan olor a pañales y a colonia de bebe.
Gracias por entendernos y ayudarnos.

Nota de VDA:
Esta pareja viajó a Ucrania para iniciar su proceso en julio de 2014. Su hija nació justo 12 meses después, en julio de 2015.