Nota de prensa

Como bien sabéis, VDA Fertility Consulting se dedica al asesoramiento de técnicas de reproducción asistida a nivel internacional. Especialmente, contamos con una amplia experiencia en los procesos de maternidad subrogada, más conocida como vientre de alquiler.
Resulta sorprendente que se tenga la percepción de que la maternidad subrogada sea novedosa y conlleve tantas reticencias, dudas e inseguridades a tantas personas que nos rodean. Y decimos que resulta sorprendente porque la gestación subrogada fue una práctica habitual en la antigüedad. Basta decir que muchos faraones egipcios se servían de sus criadas para tener hijos que después eran criados por sus mujeres. Incluso, en las antiguas Grecia y Roma también fue una práctica muy extendida.
Según el Antiguo Testamento (Génesis 16), la primera madre de alquiler conocida en la historia nació hace unos dos mil años antes de Cristo en la tierra árida de Canaán, cerca de Hebrón. Sarai, la esposa de Abram (Sara y Abraham se llamarán un poco más tarde), era infértil y le ofreció a su marido la esclava Agar para que le gestara un hijo.  Sarai dijo a Abram: “Ya que el Señor me impide ser madre, únete a mi esclava. Tal vez por medio de ella podré tener hijos”. De este modo, Sarai junto a Abram cuidaron y educaron a sus hijos.
El segundo programa de gestación subrogada, del que tenemos conocimiento, se desarrolló en la Mesopotamia sumeria a mediados del siglo XVIII a. C. Cabe destacar que en el reino de los sumerios la subrogación gestacional fue una práctica corriente, y más aún consolidada legalmente. El Código del rey Hammurabi (1792-1750), creado en 1780 a. C. disponía que la mujer estéril que quería tener hijos debía dar una esclava a su marido con fines de procreación, sin que éste pudiera buscarse a otra concubina, a menos que la primera no lograra concebir un hijo varón. Asimismo, el Código establecía “garantías sociales” para las madres subrogadas que tuvieran hijos, a las cuales que no se podía vender “por plata”.
En España, últimamente, numerosos medios de comunicación han desarrollado artículos de prensa o programas de televisión para ampliar la información sobre la maternidad subrogada. Es un tema que parece estar de moda. En algunos de ellos, han contado con nuestra colaboración. Sin embargo, a día de hoy existe un gran desconocimiento entorno a este tema.
En el apartado de consultas de nuestra página web vientredealquiler.com, se inscriben un gran número de mujeres de diferentes nacionalidades para ofrecer su vientre a otras personas que lo necesiten a cambio de una compensación económica. Sin embargo, podemos afirmar que el número de españolas que contactan con nuestra empresa está creciendo cada día más. Recibir regularmente estas ofertas significa que:
- Estas mujeres son personas solidarias, generosas, que comprenden la felicidad que conlleva ser madre y que desean ayudar a otras personas a cumplir el sueño de ser padres.
- Que la compensación económica que reciben a cambio de gestar la criatura de otra familia es un factor importante y decisivo.
Pero si nos paramos a pensar detenidamente, nos resulta sumamente complicado determinar cuál de estos dos factores tiene mayor peso a la hora de ofrecer sus vientres y asumir todos los riesgos asociados a los embarazos. Por un lado nos encontramos que la maternidad por sustitución es una práctica habitual en Estados Unidos desde hace más de 35 años. Las madres subrogadas americanas escogen a la familia que quieren ayudar, y los futuros padres también deben elegirla a ella. En numerosas ocasiones, se tratan de ser mujeres que disfrutan de una economía saneada y un entorno social estable, por lo que el factor solidario y altruista tiene una gran fuerza a la hora de tomar tan importante decisión.
Sin embargo, la fuerte crisis que atravesamos en España, los numerosos hogares que están viendo mermados sus ingresos, la desesperación por no poder pagar las facturas hacen pensar que el interés económico está detrás del gran número de mujeres españolas que "desean" alquilar su vientre.
Consideramos que en una mayor o menor medida, ambos factores siempre existen y son compatibles. No somos nosotros, el personal de VDA Fertility Consulting, quienes debamos juzgar los motivos que muevan a las mujeres españolas a ofrecer su vientre aún a sabiendas de que está práctica es ilegal en nuestro país, reconocida en nuestro código penal como delito con una pena de prisión de 1 a 5 años.
En el mes de abril pasado, la Conferencia de la Haya publicó un informe preliminar sobre los problemas que plantean los contratos de maternidad subrogada de carácter internacional. Desde la Haya se propone asumir la doctrina del orden público atenuado para las situaciones legalmente creadas en el extranjero. De este modo, se permitiría reconocer los efectos jurídicos derivados de la gestación por sustitución realizada en un país donde es legal, aun cuando esta práctica esté prohibida en el Estado en el que se pretende dicho reconocimiento.
Este informe es sumamente importante, porque antepone el interés del menor y reconoce indirectamente el derecho de familia frente al desacuerdo entre diferentes Estados a la hora de contemplar la maternidad subrogada como una práctica legal o prohibida.
En VDA Fertility Consulting creemos que este Informe preliminar de la Haya ha creado un antes y un después. Los Estados deben trabajar para acercar sus posiciones y establecer una normativa "respetuosa y permisiva" con la práctica de la maternidad subrogada realizada en países donde está legalizada. Si bien, el máximo interés y el mayor logro sería la consecución de una normativa en materia de gestación por sustitución plena y efectiva que ofrezca confianza y seguridad a todas las partes en cualquier Estado.
Quizá pronto llegue el momento en que nuestro país sea valiente, y actúe en concordancia con las necesidades reales de sus ciudadanos. Porque no podemos obviar que muchos de nuestros nacionales, recurren a países extranjeros en busca de lograr el sueño de ser padres. Quizá, junto a una regulación adecuada y eficaz, puedan lograr su sueño sin salir de nuestro país. Quizá pronto, nuestras hermanas, amigas o vecinas puedan convertirse en madres subrogadas disfrutando de todos sus derechos y conociendo sus obligaciones, así como de los riegos que esta práctica conlleva.
Es cierto que podemos mirar hacia otro lado, y creer que en nuestro país las mujeres españolas no alquilan sus vientres. Pero la realidad es que recibimos consultas regularmente de mujeres que desean prestar sus servicios como madres sustitutas. Nos encontramos que  aumentan continuamente los anuncios de vientres de alquiler en la red y  todo apunta a que se practica en nuestro país sin control y sin el respaldo de la Ley.
Vivimos en un país de contrariedades, ¿se podría decir que llegamos a ser hipócritas? Es difícil entender: ¿por qué es delito contratar un vientre de alquiler en España y, sin embargo, es legal inscribir en el registro a los recién nacidos que se tienen de este modo en un país extranjero? Para lograr la inscripción es necesario cumplir los requisitos establecidos en la Instrucción de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN), sobre régimen registral de la filiación de los nacidos mediante gestación por sustitución del 7 de octubre de 2010.
Quizá esta Instrucción sea el primer paso para legalizar la maternidad subrogada. Es cierto que es un avance tímido y que genera muchas dudas pero es la única vía de legalizar a unos hijos que no deben soportar los efectos negativos del vacío legal en el que nos encontramos actualmente.
Nosotros desde aquí, VDA Fertility Consulting, seguiremos informando de la importancia de iniciar este tipo de procesos allí donde dicha práctica está totalmente legalizada y/o regulada, y cumple con los requisitos necesarios para poder registrar a nuestros futuros hijos en España.

"Se ofrece... mi vientre de alquiler"

Como bien sabéis, VDA Fertility Consulting se dedica al asesoramiento de técnicas de reproducción asistida a nivel internacional. Especialmente, contamos con una amplia experiencia en los procesos de maternidad subrogada, más conocida como vientre de alquiler.

Resulta sorprendente que se tenga la percepción de que la maternidad subrogada sea novedosa y conlleve tantas reticencias, dudas e inseguridades a tantas personas que nos rodean. Y decimos que resulta sorprendente porque la gestación subrogada fue una práctica habitual en la antigüedad. Basta decir que muchos faraones egipcios se servían de sus criadas para tener hijos que después eran criados por sus mujeres. Incluso, en las antiguas Grecia y Roma también fue una práctica muy extendida.

Según el Antiguo Testamento (Génesis 16), la primera madre de alquiler conocida en la historia nació hace unos dos mil años antes de Cristo en la tierra árida de Canaán, cerca de Hebrón. Sarai, la esposa de Abram (Sara y Abraham se llamarán un poco más tarde), era infértil y le ofreció a su marido la esclava Agar para que le gestara un hijo.  Sarai dijo a Abram: “Ya que el Señor me impide ser madre, únete a mi esclava. Tal vez por medio de ella podré tener hijos”. De este modo, Sarai junto a Abram cuidaron y educaron a sus hijos.

El segundo programa de gestación subrogada, del que tenemos conocimiento, se desarrolló en la Mesopotamia sumeria a mediados del siglo XVIII a. C. Cabe destacar que en el reino de los sumerios la subrogación gestacional fue una práctica corriente, y más aún consolidada legalmente. El Código del rey Hammurabi (1792-1750), creado en 1780 a. C. disponía que la mujer estéril que quería tener hijos debía dar una esclava a su marido con fines de procreación, sin que éste pudiera buscarse a otra concubina, a menos que la primera no lograra concebir un hijo varón. Asimismo, el Código establecía “garantías sociales” para las madres subrogadas que tuvieran hijos, a las cuales que no se podía vender “por plata”. 

En España, últimamente, numerosos medios de comunicación han desarrollado artículos de prensa o programas de televisión para ampliar la información sobre la maternidad subrogada. Es un tema que parece estar de moda. En algunos de ellos, han contado con nuestra colaboración. Sin embargo, a día de hoy existe un gran desconocimiento entorno a este tema. 

En el apartado de consultas de nuestra página web vientredealquiler.com, se inscriben un gran número de mujeres de diferentes nacionalidades para ofrecer su vientre a otras personas que lo necesiten a cambio de una compensación económica. Sin embargo, podemos afirmar que el número de españolas que contactan con nuestra empresa está creciendo cada día más. Recibir regularmente estas ofertas significa que:

- Estas mujeres son personas solidarias, generosas, que comprenden la felicidad que conlleva ser madre y que desean ayudar a otras personas a cumplir el sueño de ser padres.

- Que la compensación económica que reciben a cambio de gestar la criatura de otra familia es un factor importante y decisivo.

Pero si nos paramos a pensar detenidamente, nos resulta sumamente complicado determinar cuál de estos dos factores tiene mayor peso a la hora de ofrecer sus vientres y asumir todos los riesgos asociados a los embarazos. Por un lado nos encontramos que la maternidad por sustitución es una práctica habitual en Estados Unidos desde hace más de 35 años. Las madres subrogadas americanas escogen a la familia que quieren ayudar, y los futuros padres también deben elegirla a ella. En numerosas ocasiones, se trata de mujeres que disfrutan de una economía saneada y un entorno social estable, por lo que el factor solidario y altruista tiene una gran fuerza a la hora de tomar tan importante decisión.

Sin embargo, la fuerte crisis que atravesamos en España, los numerosos hogares que están viendo mermados sus ingresos, la desesperación por no poder pagar las facturas hacen pensar que el interés económico está detrás del gran número de mujeres españolas que "desean" alquilar su vientre.

Consideramos que en una mayor o menor medida, ambos factores siempre existen y son compatibles. No somos nosotros, el personal de VDA Fertility Consulting, quienes debamos juzgar los motivos que muevan a las mujeres españolas a ofrecer su vientre aún a sabiendas de que está práctica es ilegal en nuestro país, tipificada en nuestro código penal como delito con una pena de prisión de 1 a 5 años. 

En el mes de abril pasado, la Conferencia de la Haya publicó un informe preliminar sobre los problemas que plantean los contratos de maternidad subrogada de carácter internacional. Desde la Haya se propone asumir la doctrina del orden público atenuado para las situaciones legalmente creadas en el extranjero. De este modo, se permitiría reconocer los efectos jurídicos derivados de la gestación por sustitución realizada en un país donde es legal, aun cuando esta práctica esté prohibida en el Estado en el que se pretende dicho reconocimiento. 

Este informe es sumamente importante, porque antepone el interés del menor y reconoce indirectamente el derecho de familia frente al desacuerdo entre diferentes Estados a la hora de contemplar la maternidad subrogada como una práctica legal o prohibida.

En VDA Fertility Consulting creemos que este Informe preliminar de la Haya ha creado un antes y un después. Los Estados deben trabajar para acercar sus posiciones y establecer una normativa "respetuosa y permisiva" con la práctica de la maternidad subrogada realizada en países donde está legalizada. Si bien, el máximo interés y el mayor logro sería la consecución de una normativa en materia de gestación por sustitución plena y efectiva que ofrezca confianza y seguridad a todas las partes en cualquier Estado.

Quizá pronto llegue el momento en que nuestro país sea valiente, y actúe en concordancia con las necesidades reales de sus ciudadanos. Porque no podemos obviar que muchos de nuestros nacionales, recurren a países extranjeros en busca de lograr el sueño de ser padres. Quizá, junto a una regulación adecuada y eficaz, puedan lograr su sueño sin salir de nuestro país. Quizá pronto, nuestras hermanas, amigas o vecinas puedan convertirse en madres subrogadas disfrutando de todos sus derechos y conociendo sus obligaciones, así como de los riegos que esta práctica conlleva.

Es cierto que podemos mirar hacia otro lado, y creer que en nuestro país las mujeres españolas no alquilan sus vientres. Pero la realidad es que recibimos consultas regularmente de mujeres que desean prestar sus servicios como madres sustitutas. Nos encontramos que  aumentan continuamente los anuncios de vientres de alquiler en la red y  todo apunta a que se practica en nuestro país sin control y sin el respaldo de la Ley. 

Vivimos en un país de contrariedades, ¿se podría decir que llegamos a ser hipócritas? Es difícil entender: ¿por qué es delito contratar un vientre de alquiler en España y, sin embargo, es legal inscribir en el registro a los recién nacidos que se tienen de este modo en un país extranjero? Para lograr la inscripción es necesario cumplir los requisitos establecidos en la Instrucción de la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN), sobre régimen registral de la filiación de los nacidos mediante gestación por sustitución del 7 de octubre de 2010.

Quizá esta Instrucción sea el primer paso para legalizar la maternidad subrogada. Es cierto que es un avance tímido y que genera muchas dudas pero es la única vía de legalizar a unos hijos que no deben soportar los efectos negativos del vacío legal en el que nos encontramos actualmente.

Nosotros desde aquí, VDA Fertility Consulting, seguiremos informando de la importancia de iniciar este tipo de procesos allí donde dicha práctica está totalmente legalizada y/o regulada, y cumple con los requisitos necesarios para poder registrar a nuestros futuros hijos en España.

Teresa Castillo y Sebastián Expósito  |  Barcelona, 11 de Octubre de 2012

VDA Fertility Consulting, SLU