Aumentan las parejas aragonesas que recurren a 'vientres de alquiler' en el extranjero

 

Cada vez más parejas o personas solas optan por la maternidad subrogada, ilegal en España.

Juan y Silvia (nombres ficticios de una pareja zaragozana) no pueden tener hijos por problemas médicos y decidieron recurrir el año pasado a una empresa de maternidad subrogada con oficina en Barcelona y que gestiona el proceso conocido popularmente como 'vientres de alquiler' en EE.UU y Ucrania. Su caso es cada vez más habitual. En los últimos años ha crecido el número de parejas aragonesas que recurren a la maternidad subrogada en el extranjero, según diversas empresas consultadas. En muchos casos es por problemas médicos, otros son parejas homosexuales, o padres o madres solos.

La maternidad subrogada es una técnica de reproducción asistida que permite tener hijos a familias que no pueden llevar a cabo la gestación por sí solos. La pareja (o la persona sola) establece un acuerdo con una mujer para que sea ella la que geste y dé a luz a su hijo. Puede llevar la carga genética de ambos padres, de uno de los dos o de ninguno (en ese caso se utilizan bancos de esperma y de óvulos). En la mayoría de los países donde se realiza, las madres subrogadas cobran una compensación económica, que puede ser de 30.000 euros en EE.UU o 15.000 en Ucrania.

En España la maternidad subrogada es ilegal, pero sí se permite que parejas españolas lleven a cabo esta práctica en el extranjero. Las condiciones y el coste varían según los países. Según la empresa Subrogalia y la asociación Son nuestros hijos, unas 800 familias españolas contratan cada año 'vientres de alquiler' en el extranjero (otras fuentes rebajan esta cifra). Hasta hace unos años, el principal destino era EE.UU, pero últimamente están surgiendo nuevos destinos más baratos como Ucrania, Rusia, México, Georgia o India.

Coste desde 30.000 a más de 200.000 euros

"El perfil de familias que recurren a la maternidad subrogada es muy amplio. Hay muchas parejas con problemas médicos, que ya han intentado en España la fecundación in vitro. Hemos ayudado a ser padres a personas con minusvalías o que han pasado por un cáncer. Hay parejas en lista de espera para una adopción o a las que no se les permite adoptar. También es una salida para que las parejas homosexuales puedan tener hijos biológicos. Es una vía segura y rápida para crear una familia. El proceso puede durar unos 18 meses, desde que vienen a preguntar y hasta que tienen al bebé. Hay casos más rápido, de 12 meses, y otros que se demoran un poco por complicaciones durante el embarazo", explica Sebastián Expósito, director de VDA Fertility Consulting, el primer despacho creado en España (en 2008) para asesorar sobre este tema. Ahora hay cerca de 20 agencias y empresas que se dedican a esto, la mayoría en Barcelona o Madrid.

El coste del proceso para las familias varía mucho según los países, su normativa, su sistema sanitario, su nivel de vida, las técnicas de fecundación utilizadas y cómo transcurra el embarazo. "Hay casos en los que el embrión se implanta a la primera y otros en los que hay que hacer varios intentos. En EE.UU todo el sistema sanitario es privado. Allí el proceso de maternidad subrogada está muy regulado, ofrece muchas garantías pero es más caro. Si no hay ninguna complicación, puede costar unos 120.000 euros. Nosotros también hemos empezado a trabajar con Ucrania, donde cuesta unos 30.000 o 35.000 euros", señala Sebastián Expósito. Hay casos donde el coste final es superior a 200.000 euros en EE.UU y otros países, como la India, donde es mucho menor.
Falta una regulación en España
El debate sobre la maternidad subrogada se ha intensificado últimamente en España, tras varios cambios normativos. Desde esta semana, los niños nacidos de 'vientre de alquiler' en el extranjero pueden ser inscritos de forma automática en el Registro Civil en los consulados españoles, como se hacía desde 2010 y hasta febrero de este año. Las inscripciones estaban paralizadas desde febrero por una sentencia del Tribunal Supremo. Decenas de niños estaban en un limbo jurídico desde entonces.

En junio, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de la Unión Europea sentenció la obligatoriedad de inscribir a los niños nacidos por gestación subrogada. Se refería a un caso de Francia (con una legislación similar a España), pero la sentencia sienta un precedente para toda Europa. Y el Gobierno español ha decidido dar la instrucción a todos los consulados.

"Es un paso importante que se reconozca el registro. Pedimos que también se regule y se permite la maternidad subrogada en España. Ya se hace para parejas lesbianas casadas. España siempre ha sido un país pionero en reproducción asistida. Posiblemente en el futuro se pueda conseguir", reflexiona Sebastián Expósito. Él mismo recurrió a la gestación subrogada en EE.UU en 2006 y fue uno de los primeros padres solteros en España por esta vía.

Heraldo de Aragón

Paula Figols. Zaragoza| 18/07/2014   LINK RELACIONADO